El cáncer de seno y las mujeres latinas

Marisa tiene antecedentes familiares de cáncer de seno. Su madre y su hermana mayor desarrollaron cáncer de seno entre los cuarenta y los cincuenta años. Su hermana sobrevivió. Pero ese no fue el caso de su madre. A Janelle hoy en día le preocupa que también ella pueda desarrollar cáncer de seno.

Alessandra notó un bulto en su seno derecho hace varios meses. Pensó que simplemente desaparecería, pero aumentó de tamaño. Finalmente, fue al médico y descubrió que tenía cáncer de seno. Lamenta no haber ido al médico antes. 

Aunque Juanita tiene 50 años, nunca se ha realizado una mamografía (una imagen radiográfica de los senos). No se da cuenta de que el cáncer de seno puede detectarse en forma temprana con una mamografía. Piensa que podría ser dolorosa. No sabe que muchas mujeres no sienten ningún dolor durante una mamografía. 

Tres mujeres diferentes. Tres historias diferentes. Una misma enfermedad: el cáncer de seno. Cualquier mujer puede desarrollar cáncer de seno. Pero ¿sabía que el cáncer de seno es el diagnóstico más común de cáncer entre las mujeres latinas? La Oficina de Salud de las Minorías (Office of Minority Health) informa que el cáncer de seno también es la causa principal de muerte por cáncer entre las mujeres latinas. 

¿Qué es el cáncer de seno?

Las mujeres desarrollan cáncer de seno cuando las células del seno no crecen en forma adecuada y se forma un tumor. Realizarse una mamografía (radiografía del seno) puede ayudar a detectar el cáncer en forma temprana. Esto le brinda a una mujer más opciones de tratamiento y más probabilidades de sobrevivir al cáncer.

Riesgos de cáncer de seno

Existen factores de riesgo que hacen que desarrollar cáncer de seno sea más probable. A continuación se incluyen algunos factores de riesgo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC).

  • Envejecer.
  • Haber tenido su primer periodo menstrual a una edad más temprana.
  • Empezar la menopausia a una edad más avanzada.
  • Haber tenido a su primer hijo a una edad más avanzada.
  • No haber tenido hijos.
  • No haber amamantado.
  • Antecedentes personales de cáncer de seno o tener una enfermedad de seno que no sea cáncer.
  • Antecedentes familiares de cáncer de seno (madre, hermana, hija).
  • Tratamiento con radiación en el seno/pecho.
  • Tener sobrepeso, especialmente después de la menopausia.
  • Uso a largo plazo de terapia de reemplazo hormonal (estrógeno y progesterona combinados).
  • Tener cambios en los genes relacionados con el cáncer de seno.
  • Usar píldoras anticonceptivas.
  • Beber alcohol (más de una bebida al día).
  • No hacer ejercicio en forma regular.

Cómo reducir el riesgo

El simple hecho de que usted pueda estar en riesgo no significa que desarrollará cáncer de seno. Según los CDC, estos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir su riesgo de cáncer de seno.

  • Controlar su peso y hacer ejercicio. Opte por alimentos y bebidas saludables. Manténgase activa. Aprenda más sobre un peso saludable y sobre las maneras de hacer más actividad.
  • Conocer sus antecedentes familiares de cáncer de seno. Si su madre, una hermana o una hija tienen cáncer de seno, pregúntele a su médico acerca de su riesgo de desarrollar cáncer de seno y de cómo puede reducir su riesgo.
  • Averiguar los riesgos y los beneficios de la terapia de reemplazo hormonal. Algunas mujeres usan la terapia de reemplazo hormonal (HRT, por sus siglas en inglés) para tratar los síntomas de la menopausia. Pregunte a su médico acerca de los riesgos y los beneficios de esta terapia y averigüe si la terapia de reemplazo hormonal es adecuada para usted.
  • Limitar la cantidad de alcohol que bebe. No más de una bebida al día en el caso de las mujeres y hasta dos bebidas al día en el caso de los hombres. Una bebida equivale a 12 onzas (354.88 mililitros) de una cerveza regular, 5 onzas líquidas (147.87 mililitros) de vino o 1.5 onzas líquidas (44.36 mililitros) de licor de aproximadamente 40%.
  • Hacerse los exámenes para detectar el cáncer de seno en forma regular. Los exámenes pueden ayudar a detectar el cáncer en forma temprana.
    • Hágase una mamografía. Es la mejor manera de averiguar si tiene cáncer de seno. Puede detectar el cáncer de seno que es demasiado pequeño como para que usted o su médico lo perciban. A partir de los 40 años, todas las mujeres deberían realizarse una mamografía cada uno a dos años. Hable con su médico acerca de con qué frecuencia necesita hacerse una mamografía. Si su madre o hermana tuvieron cáncer de seno, es posible que deba empezar a realizarse mamografías a una edad más temprana.
    • Pida a su médico que le realice un examen del seno. Su médico puede revisar sus senos y axilas para detectar cualquier bulto, secreción del pezón u otros cambios. El examen del seno debería ser parte de su revisión médica de rutina.
    • Conozca sus senos. Puede realizarse autoexámenes de los senos en forma mensual para verificar si existe algún cambio en sus senos. Si encuentra un cambio, consulte a su médico de inmediato.

Por eso, lleve el control de su bienestar. Hable con su médico acerca del cáncer de seno. Cuanto más sepa, mejor estará. ¡Empiece ahora mismo!

Haga clic en los enlaces a continuación para obtener más información.

Fuentes

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades http://www.cdc.gov/cancer/breast/basic_info/home.html

Oficina de Salud de las Minorías, “Breast Cancer: A Resource Guide for Minority Women” (Cáncer de seno: Guía de recurso para las minorías femeninas), mayo de 2005, página 4.

http://www.omhrc.gov/assets/pdf/checked/bcrg2005.pdf

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades http://www.cdc.gov/cancer/breast/basic_info/home.html

Sitio web de la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society)

http://www.cancer.org

Esta información tiene fines educativos únicamente. No constituye asesoramiento médico. Consulte a su médico para obtener consejos acerca de los cambios que puedan afectar su salud.

Revisado por:

Richard L. Lane MD, Director Médico Gerente, KY

Lynette Cooper RN CMCN, Especialista Legal Sénior