El cáncer de cuello uterino y las mujeres latinas

¿Sabía que las mujeres latinas tienen aproximadamente 1.5 más probabilidades de morir de cáncer de cuello uterino que las mujeres de raza blanca? Podría ser debido a que las mujeres latinas no se realizan pruebas de detección del cáncer de cuello uterino tan a menudo como otros grupos. Por eso es importante consultar a un médico cada uno a tres años para que le realice un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou. La Oficina de Salud de las Minorías (Office of Minority Health) informa que hasta el 80% de las muertes por cáncer de cuello uterino quizás podrían prevenirse si este se detectara en etapa temprana.

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad en la cual las células cancerosas se encuentran en los tejidos del cuello uterino. El cuello uterino conecta el útero (donde crece el bebé) con la vagina (la vía del parto). Por lo general, el cáncer de cuello uterino crece a lo largo de un período. Incluso antes de que se detecten células cancerosas en el cuello uterino, comienzan a aparecer células que no son normales. Si se detectan en una etapa lo suficientemente temprana, las células pueden tratarse antes de que se conviertan en cáncer. Su médico detecta estas células mediante una prueba de Papanicolaou.

Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino son causados por dos tipos de virus del papiloma humano (VPH). El VPH es un virus común que se contagia a través de las relaciones sexuales. Otros tipos de VPH pueden causar verrugas genitales. Muchos tipos de VPH no causan ningún tipo de problema.

Existe una nueva vacuna denominada Gardasil® que puede ayudar a prevenir los tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. La vacuna ha sido aprobada para niñas y mujeres de entre 9 y 26 años. Es mejor recibir la vacuna antes de comenzar a tener relaciones sexuales.

Alrededor del 30% de los casos de cáncer de cuello uterino no podrán prevenirse mediante la vacuna. Sin embargo, existen otras formas de ayudar a prevenir el cáncer de cuello uterino. A continuación, encontrará algunas medidas que puede tomar para ayudar a protegerse contra el VPH y el cáncer de cuello uterino. 

  • No tenga relaciones sexuales. La mejor manera de prevenir cualquier infección de transmisión sexual es no tener relaciones sexuales vaginales, orales ni anales.
  • Sea fiel. Tener relaciones sexuales con una sola pareja también puede reducir su riesgo. Sean fieles. Eso significa que solo tienen relaciones sexuales entre sí y con nadie más.
  • Use condones. El VPH puede ocurrir tanto en el área genital femenina como en la masculina, que no cubren los condones. Sin embargo, se ha demostrado en investigaciones que el uso del condón está relacionado con tasas más bajas de cáncer de cuello uterino. Protéjase con un condón cada vez que tenga relaciones sexuales vaginales, anales u orales.

Pregunte a su médico acerca de si debería programar un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou regulares cada uno a tres años, a partir de los 21 años.

Haga clic en los enlaces a continuación para obtener más información. 

Fuentes

Oficina de Salud de las Minorías, Women's Health (Salud de la Mujer)http://www.womenshealth.gov/minority/hispanicamerican/cc.cfm 

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention)http://www.cdc.gov/cancer/cervical/ 

Esta información tiene fines educativos únicamente. No constituye asesoramiento médico. Consulte a su médico para obtener consejos acerca de los cambios que puedan afectar su salud. 

Revisado por:

Richard L. Lane MD, Director Médico Gerente, KY

Lynette Cooper RN CMCN, Especialista Legal Sénior